miércoles, 3 de diciembre de 2014

Te necesito, pequeño.

Espero que esta vez
no te vayas para siempre,
que seas capaz de volver
y cumplir tu promesa,
de no dejarme sola.

¿No te das cuenta
de todo lo que te echo de menos?
¿De que estoy jodida
sin ti?
¿De que el día es una mierda
si no estás tu ahí
para sacarme sonrisas
y hacerme ver el lado bueno?

Trato de no hundirme,
de no dejar que las lágrimas
salgan,
pero es difícil,
estás las 24 horas del día en mi cabeza,
escucho tu voz aun estando lejos,
siento tus latidos en mi espalda.
Y busco la jodida manera
de hacerlo todo más fácil,
de irme a dormir y no derramar
ni una lágrima,
de despertar sabiendo
que vas a estar
al otro lado de la pantalla,
que vas a hacerme feliz
como cada día.

Pero no,
supongo que cuando se trata de ti
soy demasiado débil,
me faltan fuerzas,
que te necesito aquí,
no a kilómetros de mí,
necesito tus abrazos,
tus besos,
algo que me calme,
necesito sentirte cerca,
saber que voy a poder 
contar contigo.

                          Te necesito, pequeño.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario